martes, 29 de noviembre de 2011

Cuento en Zapoteco

Didxaguca'sti' Lexu ne Gueu'

Cuento del conejo y el coyote.

 Ndi' nga ti didxaguca' 1 ni biui' ne bixhozebiida' naa, chigüenia'ni laatu, stiidxá' Lexu ne Gueu'.

Éste es un cuento que me contó mi abuelo: es el cuento del conejo y el coyote.
Ti gueela' cuzaani beeu zicape' ti ridxí', biuu Lexu ndaani' ti ñaa nuu stale guiiña'. Bieche' guchesa lade guirá' guiiña' ne gulí ni jma namboolo' gudó.

En una noche de luna llena, entró el conejo en un huerto de chiles. Le dio tanto gusto que hasta brincó entre ellos y escogió los más grandes para comer.

Birá si gueela' guyé xpixuaana' ñaa ziguuya ca guiiña' sti', málasi biiya' laacani rechendase cani layú. Casi bi' yabe lade ca yaga que binibia' be stuuba' Lexu. Gucuaabe xcuaana' bizu biza' be ti binni, nabe zusiguiibe Lexu.
Cuando amaneció, el dueño del huerto fue a ver sus chiles. Se sorprendió de verlos regados en el suelo. Entre las plantas reconoció las huellas del conejo. Con cera de abeja hizo un muñeco para ponerle una trampa al conejo.

Bizuhuaabe laa ndaani' ñaa ne ziebe. Bixhinni si bibigueta' Lexu zetó guiiña'. Bidxiña Lexu bigapa diuxi ne gunaba' chupa guiiña'. Biiya' si qué nicábibe laa, guzulú gudapa ne na', biguiidica na'; biiyasi ma' gui'di' na', guluuñe, biguiidica ñee.
Plantó el muñeco en medio del huerto y se fue. Al anochecer, el conejo regresó. Se acercó para saludar, pidiendo después unos chiles. Como vio que el muñeco no le hacía caso, le pegó con las manos y éstas quedaron pegadas a la cera; le pegó con los pies y también sus pies quedaron pegados.
Sti dxi siado'ro' guyé xpixuaana' ñaa, zeguuya pa guidxela Lexu. Biiyabe laa gui'di' raqué, guluube laa ndaani. guixhe ziénebe laa; biuusibe yoo bigaandabe Lexu ra yaga ne bicuide nisa nda' guzaguinebe laa.
Temprano, al día siguiente, el dueño fue a ver si estaba el conejo. Lo encontró pegado al muñeco de cera; lo metió en una red y se lo llevó a su casa; al llegar, colgó la red y puso a calentar agua para cocinarlo.
Lexu, ra nanda que, biiya' zeeda Gueu'. Xi ru'ru' nandu' racá —na Gueu'. Bicabi Lexu: —Binni di' na guichaganaya' xiiñi', naa nda' nahuiine' rua', xiñee qué guiaanu' ra nuaa' di'. Ma' zuba nisa nda' guidxaahui' dxuladi.
Desde donde estaba, el conejo vio acercarse al coyote. "¿Qué hace ahí?", le preguntó el coyote. El Conejo contestó: "Esta gente quiere que me case con su hija, pero yo estoy muy joven; ¿por qué no te quedas en mi lugar? Mira, ya está el agua para el chocolate".
Ra cuxhague' binni ra ñaa que ruaa' xquixhe biiyabe Gueu' nuu ndaani' ni. Lii gou' ni yanna rábide laa, guluube Gueu' ndaani' nisa candaabi'. Biree guxooñe' Gueu' de' xiana zeyubi Lexu.
Cuando el campesino desató la red vio al coyote ahí dentro. "Ahora tú me las vas a pagar", le dijo. Y lo metió en el agua hirviendo. El coyote salió corriendo y, lleno de coraje, se fue a buscar al conejo.
Ziyati xiana Gueu' zenanda stuuba' Lexu yendá biiya' laame lu ti yaga bituxiga. —Yanna huaxa zahua' laa.
Furioso, el coyote siguió las huellas del conejo y lo encontró en un árbol de jícara. "Ahora sí te voy a comer", le dijo.
Lexu nanna qué runibia' Gueu' guna' nga bituxiga ne guna' nga biiaahui. —Xiñee gou' naa, rarí' napa' biaahui nanaxhi dxiña-na Lexu. —Bindaa tebi nagüi rarí' —bicabi Gueu' que ganna pa bituxiga cului'me laa.
El conejo sabía que el coyote no podía distinguir entre la jícara y el zapote. "Por qué me vas a comer, si aquí tengo zapotes dulces para ti", dijo el conejo. "Tírame uno", contestó el coyote, sin saber que le daban jícara.
Gu'ga bituxiga yanni Gueu' Biasa zeyubi Lexu, yendame laa guriá dani, cue' ti guie ngola nexhe' caziila'dxi'. Biasandi' Lexu bicaa na' ti guie. —Cadi gou' naa, qué ruuyu' pa naa qué gucueeza' guie di' zanitilú guidxilayú la? Gucané naa nga laani. Gúdxibe laa guinaaze guie, laga chicaabe binni gacané.
Al coyote se le atoró la jícara y cayó desmayado. Poco después se levantó y fue a buscar al conejo. Lo encontró a la orilla de un cerro, descansando junto a una gran piedra. Al verlo, el conejo saltó y apoyó las manos en la piedra, mientras decía: "No me comas, no ves que si no detengo esta piedra caerá y se acabará el mundo. Lo que tienes que hacer es ayudarme. Detén la piedra en lo que voy por gente para que nos ayude".
Yo ca na Gueu'. Lexu biree ze'. Ma' bidxaga Gueu' bindaa guie ne biree zeyubi Lexu.
El coyote le creyó y detuvo la piedra; mientras, el conejo escapaba. Cansado y enojado el coyote soltó la piedra, y fue en busca del conejo.
Zehua' lii rarí' —na Gueu'. Bicabi Lexu: —Pa gou' naa la? guiruti' gapa' ca xcuidi caziidi' ra yoo ri' —rului' na' lidxi bizu gue'la'—, qué ruluí' la'dxu' ñuulu' ra nuaa' di la?. Pa gu'yu' tuuxa racala'dxi' guiree gudiñe laa. Gutadxí Gueu' bizulú xa dxandí' ni gudxi Lexu laa.
"Te voy a comer aquí mismo", dijo el coyote. "Si me comes, ¿quién cuidará a los niños de esta escuela?" contestó el conejo señalando un panal de avispas. "¿No te gustaría hacer lo que hago? Si ves que alguien se asoma, le pegas". El coyote se recostó en una rama, creyendo lo que le decía el conejo.
Bichéndame yaga hiini qué cue' lidxi bizu. Biree ca bizu gue'la' biyubi ca' neza nuu Gueu'. Nanda ca' bizu que laa biuu ndaani' ti nisa.
El coyote le pegó al panal con la vara y las avispas salieron tras él. Perseguido por ellas, se fue a meter a un aguaje.
Ma' zixhinni ze' Gueu' zenanda Lexu. Bidxélame laa ruaa ti nisa, ma' naazeme Lexu chitome laa, ganí'; —Xiñee gou' naa biche' huiine', pa naa cabeza' lii gahuania' guetacubaniidxi 2 nuu racá. Bilui'me laa beeu cahuinni' lu nisa.
Oscurecía, cuando el coyote encontró al conejo en la orilla de una laguna; ya se lo iba a comer, cuando el conejo dijo: "Por qué me vas a comer, hermano, si te estaba esperando para que comiéramos ese queso que ves allí". Le señaló la Luna que se reflejaba en el agua.
Nápanu huaxa xi guide'un nisa stínica 3 a ti ganda guido'no ni —na Lexu inébe laa ruaa nisa qué Bicabi Gueu': —Qué zanda ru' guee rua', ma' dxa' ndaane'. —Güe' xcaadxi ti ganda gou' guetacubaniidxi ca —guni' Lexu. Yácati' gatixiana Gueu' biiya' Lexu zeguxooñe'.
"Pero, eso sí, tenemos que tomar su suero para poder comérnoslo", dijo el conejo. Y lo llevó a la laguna para que tomara agua. "No puedo tomar más", dijo después de un rato el coyote. "Toma otro poco y así podrás comer el queso", dijo el conejo. Cuando al coyote ya le salía agua por los ojos y orejas, el conejo se fue corriendo y aquél se puso furioso.
Lexu nanna nuu ti yagandapi' ni guchiña laa ra nuu beeu. Bizulú ca gudxi'ba'.
El conejo sabía de una escalera que podía conducirlo a la Luna. Empezó a subir.
Yendá ra nuu beeu, biyadxí zuhuaa Gueu' yooxho' ruyadxí laa nuu xa guibá'.Ngue runi nácabe Gueu' nabe ruyadxí xa guibá'.
Rarí' biluxe didxaguca' stícame.
En cuanto llegó a la luna, vio al viejo coyote que lo buscaba en el cielo. Por eso dicen que el coyote mira mucho hacia el cielo.
Y aquí termina el cuento que me contó mi abuelo.
1.    Didxaguaca significa cuento.
2. Guetacubaniidxi proviene del zapoteco antiguo y significa queso.
3. Nisa stínica significa suero.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada